Seleccionar página

Vamos a hacer macarrones para comer. ¿Y por qué no? Y a demás, no los haremos con salsa de tomate ¿por qué siempre asociamos los macarrones con la salsa de tomate y parece que no podamos salir de ahí?

Se puede comer pasta ¡ Y tanto que si! Si es integral mucho mejor porque en la fibra del cereal encontramos una gran riqueza de aminoácidos, vitaminas del grupo B y E además de fibra que en la pasta blanca no encontramos.

Solamente hay que tener las proporciones de cada grupo de alimento en nuestra comida y debemos tener en cuenta que:

» A la hora de comer, tres ingredientes en el plato debemos tener»: Hidratos de carbono (en este caso la pasta) en un 25% + verdura (en este caso una super ensalada y la verdura de la salsa) en un 50% + proteína (en este caso crema de soja, almendra) en un 25%.

Vamos con la propuesta para hoy:

SUPER ENSALADA:

Las ensaladas pueden ser variadísimas y combinar, como mínimo, tres colores. En este caso hemos optado por brotes tiernos, germinado de brocoli, rábanos, aceitunas negras, zanahorias, guisantes, nueces de brasil y zanahoria.

20180217_133615

LOS MACARRONES:

INGREDIENTES Macarrones de espelta integral (lo ideal es ir variando el cereal de nuestros macarrones. Cada uno nos aportará nutrientes diferentes. puedes encontrar más de 100 tipos de pasta teniendo en cuenta el cereal del que pueden estar hechas, incluso ahora la puedes encontrar de legumbre, como por ejemplo espaguetis de garbanzo o espirales de azuki)

1 cebolla grande, 6 zanahorias, 2 hojas de laurel, una pizca de nuez moscada, 1 brik de crema de soja, sal, 2c.s. de aceite de oliva virgen extra.

ELABORACIÓN:

Cocemos la pasta (según indique el envase) y reservamos.

Pelamos y troceamos la cebolla y la zanahoria. Ponemos el aceite en la paella, incorporamos la cebolla, sal y el laurel. la dejamos saltear a fuego fuerte y cuando esté dorada le incorporamos la zanahoria sin dejar de remover y añadimos agua hasta cubrirla y, a fuego medio-bajo, la dejamos cocer bien. A mitad de la cocción añadimos una pizca de nuez moscada.

Una vez la verdura está cocida, añadimos la crema de soja, l dejamos 2 min. más, apagamos el fuego y trituramos la salsa hasta conseguir una textura cremosa.

Aliñamos la pasta con un poco de aceite de oliva, le mezclamos a salsa y para acabar podemos espolvorear levadura nutricional (enriqueceremos el sabor y los nutrientes: vitaminas del grupo B y proteína).

A la hora de servirnos nos pondremos un plato principal de ensalada y un pequeño cuenco o platito de esta maravillosa pasta.

Macarrones diferentes: Sanos, ricos y facilísimos.

¿Os animáis?

IMG-20180203-WA0003

IMG-20180203-WA0008